¡Disfruta las privilegiadas aguas de Tenerife de una forma diferente!

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

El Atlántico es toda una seña de identidad en Canarias. Cuando uno visita una isla tiende a pensar que las posibilidades son limitadas, pero estar rodeados de un espectacular océano siempre lleva a los isleños pensar en sensación de libertad. En el hotel GF VICTORIA ***** GL siempre defendemos que disfrutar de estas privilegiadas aguas no tiene por qué ceñirse al tradicional esquema de baño y vuelta en la arena. Tenerife ofrece multitud de posibilidades, aptas para todos los bolsillos y personalidades, con las que sacarás a la luz tu yo más desconocido.

Para empezar, es obligatorio saber que Tenerife no es nada sin sus riscos y piscinas naturales. En zonas como Isla Cangrejo o La Jaquita, en Guía de Isora, es posible disfrutar de un refrescante baño y, al mismo tiempo, observar a los más pequeños corretear entre los charcos en busca de cangrejos. No obstante, si uno aprovecha para conocer los acantilados de Los Gigantes, es obligatorio acercarse a descubrir las maravillas de la Cueva del Tacón, en Puerto Santiago. Si tienes suerte y la marea está baja, podrás darte un chapuzón para el recuerdo en sus aguas cristalinas.

Muchos son los turistas que llegan a Tenerife atraídos por sus peculiaridades medioambientales. La observación de cetáceos de las Islas es una de las actividades que más interés suscita en la actualidad. No es de extrañar, el Archipiélago cuenta con una situación privilegiada para esta actividad y se han llegado a identificar hasta 29 especies distintas en nuestras costas.

Los amantes del deporte también tienen su sitio. La oferta de zonas en las que practicar surf, windsurf y kitesurf es muy amplia y nos regala imágenes tan icónicas como la de la playa del Médano, en la que ya resulta impensable descartar a las cometas del paisaje. Si no te van las emociones tan fuertes y te atreves con el kayak, las costas de Teno y el barranco de Masca son ideales para observar impresionantes formaciones a ritmo de remo.

Aun así, no hay que olvidar que hay posibilidades para todos los gustos. Aquellos que solo quieran descansar, siempre pueden alquilar un barco para relajarse al son de las olas y, ¿por qué no?, quizás atreverse con un poco de pesca y baños en alta mar.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *